miércoles, 2 de agosto de 2017

FONTANARROSA en el MUSEO del LIBRO y de la LENGUA

Nota publicada en Diario de Cultura
 


Roberto Fontanarrosa : El Museo del Libro le dedica una                                         muestra a diez años de su muerte

"Roberto 'el Negro' Fontanarrosa. Archivos clasificados" es el nombre de la exposición que, a diez años de su muerte y en el porteño Museo del libro y de la lengua busca recrear el espíritu del dibujante y escritor que dio vida a "Boogie, el aceitoso" e "Inodoro Pereyra (y Mendieta)", personajes que aparecen en imágenes gigantes reproducidas para esta ocasión.

“Roberto Fontanarrosa es un sujeto de estatura mediana, con barba y temperatura inferior a la normal. Vive en Rosario, no es casado ni nada, tiene 28 años, ha vivido siempre del dibujo y a juzgar por los resultados obtenidos también morirá de eso”. Así se definía el humorista rosarino en su primer libro de humor gráfico, que integra la muestra que se exhibirá a partir de mañana.


Fontanarrosa guardaba todo por temas, en cajas de radiografías, y la idea fue mantener ese espíritu y por eso la muestra está organizada en base a archivos”, señala Judith Gociol, curadora de la puesta y coordinadora del Archivo de Historieta y Humor Gráfico Argentinos de la Biblioteca.



La exhibición reúne chistes sobre fútbol, los niños, la pareja, el trabajo, el cine, los linyeras y política nacional, tal cual las había reunido su autor, un trabajador meticuloso que con su discurso ácido y particular trazo retrató situaciones de la vida cotidiana, la política, las condiciones laborales y los vínculos amorosos.

“La muestra surgió como una forma de agradecimiento por el gesto que tuvieron Gabriela Mahy y Franco Fontanarrosa -herederos del artista- de ceder originales al Archivo de Humor Gráfico de la biblioteca, que después hicimos crecer con donaciones de Ediciones de la Flor, sello en el que publicó durante 40 años más de 70 obras”, cuenta Gociol.



La correspondencia que intercambió con Quino, con Les Luthiers (de quien fue asesor creativo) y con quienes trabajó desde los años 80, al igual que sus contactos con Cipe Lincovsky, también forman parte de esta exhibición, que es una invitación a recordar y reír a carcajadas.

Originales de cuentos sobre fútbol como “19 de diciembre de 1971”, que apareció en “Nada del otro mundo y otros cuentos” y fue considerado “el mejor cuento de fútbol de todos los tiempos” por la revista colombiana Soho, también pueden verse en esta muestra.



Una escena de los chistes de la vida doméstica recrea a una hija desesperada que le dice a su madre: “¡Mamá, papá hizo una lipotimia, y está mal”. Y la mujer, duro perfil del rostro y una escoba en la mano le responde:”¿Y cuándo viste que hiciera algo bien ese inútil?”.

“¿Así que usted es historiador? ¿Y está haciendo un libro sobre la Historia Argentina? Digo yo…¿Y no podría adelantarme el final?”, se lee en uno de los chistes aparecido en el libro “Argentina para principiantes”, donde la que pregunta es una señora de cabello recogido y labios pintados, cuyo cuerpo dobla en tamaño al historiador, sorprendido ante la consulta.
Le aseguro que, en esta empresa, se respetará el tema de la antigüedad. Por ejemplo, el operario que desde hace años, gana una miseria …seguirá ganando una miseria”, dice el patrón a un trabajador que queda con los ojos desorbitados ante las palabras del empleador.

En los chistes sobre la pareja, una mujer un tanto descuidada en su aspecto le dice al marido que está sentado de espaldas “Viejo, ya llevamos ocho años de casados. Y él, leyendo el diario, le responde: “ocho años…¿Y falta mucho?”.





A las mujeres les pudrió el bocho el Para ti, el Maribel, el Claudia…Con esa falacia de la seducción permanente…Con esa mentira de la conquista cotidiana. ‘Sorprenda día a día a su marido’…’¡Sepa seducirlo como al comienzo…Para la mujer misma es un incordio, Borzone'”, advierte en el relato escrito a máquina para los cuentos “Una lección de vida”.

En la recorrida pueden observarse también materiales más personales, como fotografías tomadas en directo de su estudio en Rosario, reproducido en una gigantografía, en las que sobresalen las imágenes de Inodoro y Boogie en muñequitos de plástico.




El dibujaba en cualquier lado, por ejemplo en pósters que había hecho para una publicidad, que decidimos ubicar en la muestra, y hasta un recibo de sueldo en australes de cuando trabajaba en La Urraca como colaborador, que apareció adentro de un libro”, dice Gociol.

Un baúl para sus trabajos periodísticos o de publicidad, un pequeño mueble con los borradores de los cuentos y las libretas de apunte, una planera de madera para las páginas de Boogie y fotografías del humorista con Les Luthiers también son objetos que están presentes.

La exposición da cuenta de cómo fue cambiando el trazo del dibujo. En los setenta, se observa una primera línea finita, acompañada de detalles y volteretas de estilo pop a la que paulatinamente sumó planos de un muy logrado tratamiento cinematográfico.
En los ochenta, los dibujos de rasgos más caricaturizados, como la nariz grande y ganchuda, los ojos de huevo, los cuerpos duritos; de los noventa en adelante, la línea se torna progresivamente más gruesa y contundente, y las figuras cada vez más expresivamente deformes.



El dibujo tiende a despojarse, sin fondos, paisajes ni decorados, solo algunos detalles clave -fechas, rayas, círculos, una lágrima- acentúan una intención o un estado de ánimo.
Cuando la enfermedad que lo llevó a la muerte, la esclerosis lateral amiotrófica, empezó a intensificarse, ese trazo se hizo más evidente y Fontanarrosa la enfrentó con entereza gráfica y buen humor. En esos dibujos la línea pierde densidad y las narices se achatan, “como si alguien les hubiera partido los tabiques de una trompada”, agrega Gociol.

En el recorrido, un televisor reproduce imágenes de las funciones de teatro en las que colaboró para Cipe Lincovsky y con los espectáculos de Les Luthiers, así como el discurso que dio en el Congreso de la Lengua a favor de las malas palabras.




Cuadros de humor gráfico que publicó en distintos medios, y en los que se ven los distintos estilos de dibujo y chistes que volvió a hacer 20 años después también se pueden ver en la muestra, como un dibujo que le hizo Quino al dibujante.

El Correo Argentino lanzará el próximo lunes una estampilla con los entrañables personajes de Fontanarrosa, por el décimo aniversario de su muerte, sucedida el 19 de julio de 2007.
Roberto ‘el Negro’ Fontanarrosa. Archivos clasificados” se exhibirá desde mañana y hasta diciembre, de martes a domingos de 14 a 19 en el Museo del libro y de la lengua, ubicado en Avenida Las Heras 2555 (CABA).

Agregamos notas del diario LA NACION  y CADENA 3 , además de dos videos  TELAM 1TELAM 2 , además de otro video que nos informa de otra muestra que se está realizando sobre Fontanarrosa, esta en Rosario y en el club de sus amores: CARC OFICIAL

 













1 comentarios:

A las 3 de agosto de 2017, 16:54 , Blogger Norma Bermúdez ha dicho...

Excelente el informe sobre el Gran Fontanarrosa y las muestras que hay homenajeándolo en el 10° aniversario de su partida física ..ya que nos dejó su obra!!

 

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal